El pasado 21 de enero. Tercer domingo del tiempo ordinario, dedicado a  “La Palabra de Dios”, se llevó a cabo la santa Eucaristía desde la Catedral Metropolitana Nuestra de La Paz, la celebración fue presidida por Mons. Luis Durán, Obispo Auxiliar  de La Paz.

En la homilía Mons.Luis destacó la importancia de la Conversión.

Al inicio indicó que este domingo está dedicado a LA PALABRA DE DIOS, por mandato del Papa Francisco, esto con el fin de que se conozca su mensaje y esté presente en las familias.

Al ver las lecturas de este domingo, Mons. Luis, partió  de la primera lectura haciendo referencia al profeta Jonás que por mandato de Dios va a la ciudad de Nínive y  anuncia su destrucción, si es que no cambian de vida. Los Ninivitas escucharon y tomaron nueva actitud de arrepentimiento y conversión. Esto agrada a Dios y los perdona.

 Mons. Duran  también hizo énfasis en la vida cristiana  exhortando : “somos a veces muy cumplidores de los ritos y tradiciones religiosas, muchas veces solo queremos aparecer o figurar en las fiestas y acontecimientos de la Parroquia; nos preocupamos de cositas como: el llevar el estandarte, ¡me toca a mí llevar el estandarte, no a ti!, o de otras cosas más. Después nos olvidamos que debemos estar siempre sirviendo a Dios en la Iglesia, en la Parroquia”.

Dios viene a nosotros y nos pide un cambio en nuestra vida. Nos invita a una conversión real y atentica.

Al finalizar  explico que el cristiano es un discípulo que anuncia la Buena Noticia de Jesús: “somos profetas por anunciar y denunciar el pecado. El Cristiano en el lugar donde se encuentra anuncia con la vida los valores del Reino de Dios y denuncia todo aquello que va en contra del proyecto de Dios: injusticias, explotaciones, en resumen el pecado.”